El proceso para reabrir la EFA en El Grado sigue en marcha

La iniciativa pretende recuperar las raíces de la Escuela Familiar Agraria con actividades actualizadas

Copiamos aquí un artículo publicado en el Diario del Alto Aragón el pasado jueves, 10 de octubre de 2019

Ángel Huguet

BARBASTRO.- El proceso para reanudar las actividades en la Escuela Familiar Agraria “El Poblado”, en El Grado, sigue adelante con el objetivo de que haya alumnos procedentes de las comarcas altoaragonesas, si es posible durante el curso próximo. Hace meses se trabaja para homologar las instalaciones del Centro de Promoción Rural EFA “El Poblado” por iniciativa del Comité Gestor que preside Esteban Andrés, del que forman parte antiguos alumnos, técnicos y expertos en el sector. En la provincia de Huesca fue la única Escuela Familiar Agraria abierta desde el curso 1971-72.

Hasta ahora en las instalaciones se dan cursos del Inaem para trabajadores desempleados desde que cesaron las actividades de enseñanza reglada con alumnos, hace diez años.

La labor de la Escuela Familiar Agraria fue clave para la formación de 900 alumnos, de varias comarcas, desde que se inició la actividad. La celebración del 50º Aniversario de las EFA de Aragón, el próximo 16 de noviembre en Zaragoza, ha sido el punto de inflexión para que el Comité Gestor se haya reunido varias veces con el objetivo de la reapertura.

“El proyecto formativo es novedoso, llevará tiempo y es importante para el medio rural altoaragonés por las necesidades de hombres y mujeres jóvenes que demandan igualdad de oportunidades para ejercer su profesión en los pueblos”, señala Andrés. “Las instalaciones se emplean para dar cursos a desempleados pero no tienen nada que ver con las raíces de la Escuela Familiar Agraria, que llevaba consigo una tutela de la persona. Se plantea retomar las actividades, actualizadas y adaptadas a estos tiempos diferentes”, indica.

Los promotores del proyecto se basan “en la demanda importante que se detecta en el medio rural, en cuanto a empresarios y trabajadores, y en la falta de una formación adecuada. Si se genera formación, habrá empleo y por tanto, más posibilidades de que la gente se quede en los pueblos, en el ámbito familiar, en definitiva, en la zona rural. Antes de que se hablara con tanta insistencia de la España vaciada ya nos lo planteamos”.

La labor del Comité Gestor se basa en gestiones que incluyen, a corto plazo, el reencuentro con cerca de 900 antiguos alumnos de la Escuela Familiar Agraria, repartidos por las comarcas altoaragonesas. “A partir de entonces, se iniciará una prospección a nivel de familias del medio rural para conocer necesidades y perspectivas, contaremos con el asesoramiento de EFA de Aragón. El objetivo, homologar las instalaciones actuales para iniciar un proyecto en común con instituciones y empresas para la puesta en marcha de programas formativos”, comenta.

El denominador común para alumnos entre 16 y 17 años será “una formación de base, y después generar especialidades concretas en función de la demanda del medio rural con empleo. Hasta ahora trabajamos en base de
datos en Barbastro, Sariñena y Fraga. En la práctica, no se trata de repetir aquellos sistemas que dieron buenos resultados porque ahora los tiempos y exigencias son distintos. La prospección de necesidades formativas, por comarcas, será un indicativo. Se han dado pasos para tramitar la homologación de instalaciones y la puesta en servicio de instalaciones hoteleras, vacías, entre El Poblado y El Tozal”.

“Trabajo de campo”

La homologación depende del Gobierno de Aragón, explica Andrés. “Se cuenta con el apoyo de las EFA a nivel nacional y de Aragón en cuanto a tareas propias de gestiones, pero el trabajo de campo es del Comité Gestor. En este sentido, habrá que ver la situación actual de las instalaciones y la disponibilidad. Nos hemos fijado que el curso próximo haya algo en marcha porque hay tiempo hasta el verano. Están previstas, incluso, actividades no regladas”.

José Antonio Broto es el responsable actual del Centro de Promoción Rural donde se dan cursos gratuitos del Inaem, los más próximos de cocina y de actividades auxiliares en viveros, jardines y centro de jardinería.

En cuanto a la viabilidad del proyecto, “en principio está clara a sabiendas de que será preciso trabajar mucho en tareas de gestión a diferentes niveles. La labor de los colaboradores será importante”, agregó.

“El proyecto es importante para el medio rural altoaragonés”

Esteban Andrés
Presidente del Comité Gestor de la EFA “El Poblado”